Todos los seres humanos, antes de morir, deberíamos luchar por saber… ¿de qué estamos huyendo?, ¿adónde vamos?, y… ¿por qué?

Reconozcamos que en nuestros momentos más reflexivos, cada uno de nosotros desea influir… HACER UNA CONTRIBUCIÓN. Ya sea una causa o una Misión, queremos participar en algo importante. Sin embargo, no siempre es fácil detectar cuál será nuestra colaboración en una base diaria, en especial cuando estamos muy enredados con cosas insignificantes de la vida.

UN MAESTRO, UNA MAESTRA, UN EDUCADOR CON MÍSTICA TIENE CLARO, MUY CLARO EL SENTIDO DE SU APORTACIÓN, DE SU COLABORACIÓN, DE SU ESFUERZOTAL CUAL MI SEÑORITA VIOLETA

¡“Mi señorita Violeta”!, cuánto recuerdo a mi señorita Violeta. Alta, muy delgada, de brazos largos, de rostro expresivo, tolerante, amigable, firme, pulcra, bondadosa, exigente. Sus manos, de dedos finos e inacabables desde su raíz, dedos que siempre señalaron el camino correcto, a mí, un niño de cuatro años, tal vez cinco… manos siempre listas para construir, mejor dicho, para ayudarme a construir, elegante en las entregas de libretas, sus faldas con crinolinas y su sonrisa siempre lista para sus niños y niñas no puedo borrarlas nunca de mi mente de discípulo agradecido con su maestra, aun después de casi cincuenta años la recuerdo con afecto, con cariño, con sincero afán de emularla…

¿Pero es que quedan todavía maestros y maestras con mística de educadores?. Es que acaso el deleznable pedido de aquél o aquella que no puede conseguir un empleo por su escasa preparación sigue siendo válido… ¡déme un empleo aunque sea de profesor!. ¿CÓMO SE LOGRA LA MÍSTICA?. ¿En qué momento un ser humano se “enamora” de la educación regular?. ¿Por qué el servicio a otros seres humanos desde la guía de su formación suele ser tan admirado y tan poco estimulado?. ¿Cuándo los institutos formadores de maestros y maestras se olvidaron de la FORMACIÓN por darle énfasis al entrenamiento?, ¿es que acaso quienes tienen poder de decisión en este país NO ALCANZAN A VER QUE EL TEMA DE LA EDUCACIÓN NO ES TAN SOLO IMPORTANTE SINO URGENTE?

La revista Newsweek del 14 de marzo del presente año, trae un artículo realmente interesante firmado por Evan Thomas y Pat Wingert. Se lamentan reiteradamente de la baja calidad demostrada en todas las mediciones internacionales de la educación de los Estados Unidos de América, por supuesto se refiere a la educación de niños y de jóvenes, no así a la universitaria. Puntúan muy bajo sus estudiantes, lejos, muy lejos de los incuestionables avances de los finlandeses, coreanos del sur o de sus vecinos los canadienses… ¿por qué?. ¿De qué depende una buena educación escolarizada?, se preguntan…

Pues esa es una inquietud que a todos, repito, a todos los investigadores de la educación y a los MAESTROS Y MAESTRAS CON MÍSTICA nos preocupa en el mundo entero. ¿Mejores metodologías?, ¿infraestructura tecnológica?, ¿capacitación constante del personal?, ¿textos y materiales didácticos?, en fin, se ha probado mucho y hay escasos avances sobre todo por la imposibilidad de muchos de mirar hacia los prototipos exitosos, que sí los hay, y que nos pueden dar pautas para entender que UNA EDUCACIÓN ESCOLARIZADA ÓPTIMA MEJORA LAS PERSPECTIVAS DE VIDA DE UN PAÍS, fortalece la autoestima de la gente y genera ingentes recursos económicos en el futuro. LA INFORMACIÓN PERMANECE OCULTA, O QUIZÁS NOSOTROS, LOS MAESTROS NO NOS TOMAMOS EL TIEMPO POR INVESTIGAR, POR PROFUNDIZAR, POR CONOCER –PUES HEMOS ABANDONADO LOS LIBROS O PORQUE EL INTERNET NOS ATEMORIZA- LOS CONSTANTES AVANCES DE LA EDUCACIÓN…

Los maestros con mística –y miren que me auto endilgo el adjetivo- somos una especie en extinción porque muchos de quienes ejercemos la docencia actualmente han TOMADO LA DECISIÓN PERSONAL de no cambiar, ALGUNOS LE HAN DADO LA ESPALDA A LA AUTOCAPACITACIÓN Y OTROS CONTINÚAN ECHÁNDOLE LA CULPA DE NUESTRAS DESGRACIAS O A LOS POLÍTICOS A QUIENES NOSOTROS MISMO ELEGIMOS OA LA VIDA… lo cierto es que la mística se deteriora cuando nos convencemos de que somos poco, poquito, pequeños, cuando en realidad somos la demostración palpable de que Dios existe…

Los maestros con mística somos una especie en extinción porque hemos dejado de mirar a los ojos de los niños, niñas y jóvenes, OLVIDANDO QUE ELLOS Y ELLAS SON LA RAZÓN Y PRIORIDAD DE NUESTRA VOCACIÓN. Porque por encima de lo que enseñemos y cómo lo enseñemos, hemos perdido la brújula al no defenderlos de los depredadores que hoy más que nunca arrecian contra lo más sensible y preciado que tiene una ciudad, un país, el mundo… sus niños, sus niñas, sus jóvenes. HOY ES HORA PUES DE RECUPERARNOS Y RECUPERAR CON HIDALGUÍA EL PUESTO QUE SIEMPRE HEMOS TENIDO EN LA HISTORIA. ¿Esperamos que nos venga de las alturas???. Ni lo piense, nada le vendrá solo, deberá pelearlo, comience desde adentro, limpie su yo, despierte, sea consciente de lo que está ocurriendo, su profesión es un apostolado, es una bendición de Dios, una oportunidad única, irrepetible, se lo aseguro…