Con motivo del Día del Ejército, el 27 de febrero, presidió la ceremonia el Ministro de Seguridad, el Presidente Correa no asistió; tenía una actividad más importante: entregar las cartas de naturalización a dos futbolistas.

El ministro de marras “pidió la colaboración patriótica a las FF.AA. para combatir el narcotráfico”. Este pedido se relaciona con el informe del Ejército que advierte del grave riesgo para el país del desborde del crimen organizado y del narcotráfico. El tema no es nuevo, veamos algunas advertencias:

En el 2009, el doctor Francisco Huerta, quién presidió la Comisión para investigar el ataque de los militares colombianos al campamento guerrillero de las FARC en Angostura, en territorio ecuatoriano; señaló en el informe que “Las FARC y el narcotráfico han logrado penetrar varias instancias de los organismos políticos, judiciales, culturales, sociales en el Ecuador. El Ecuador dejó de ser un país sólo de tránsito para empezar a ser un lugar de procesamiento. (…)”. Se conoce que en el Ecuador se procesan anualmente entre 200 y 220 toneladas de cocaína.

En febrero de 2010, la agencia alemana DW publicó un reportaje sobre lavado de dinero del narcotráfico, señalando que nuestro país se ha convertido en un foco atractivo para este delito. Se calcula que se lavan entre 1500 y 2000 millones de dólares.

En mayo de 2011, Jay Bergman, director de la DEA para la región Andina, llegó a afirmar que el Ecuador se está convirtiendo en unas “Naciones Unidas del crimen organizado”. No sólo se procesa droga en el país, se lava dinero, igual el lavado de identidad es una realidad, los crímenes por sicariato y ajuste de cuentas es un asunto de todos los días.

El catedrático de la Flacso y ex colaborador de este régimen, Fredy Rivera, en relación al informe del Ejército y al pedido del Ministro de Seguridad, manifestó en una entrevista “Situación que no es nueva y que se ha venido mencionando varios años atrás. Incluso este tema consta como amenazas a la seguridad ecuatoriana en el Libro Blanco de la Defensa Nacional”. Sobre la responsabilidad del combate al narcotráfico, señaló “la responsabilidad del combate contra el narcotráfico es exclusiva de la Policía, por mandato constitucional y por lo establecido en la Ley de Seguridad Pública y del Estado”.

En el 2002 se publica el libro de la Defensa Nacional o más conocido como “Libro Blanco” y en el 2006, se publica una edición actualizada, en él se dice “En la actualidad, las amenazas a la seguridad más significativas son aquellas que se derivan del riesgo de extensión de situaciones de violencia más allá de las fronteras, con acciones de fuerza, provenientes de grupos ilegales armados; y, con diverso grado de incidencia, el narcotráfico, el tráfico ilícito de armas, el crimen organizado transnacional y el terrorismo”.

El “Foro de Sao Paulo”, organización que reúne a los movimientos y partidos de extrema izquierda de Latinoamérica, incluidas organizaciones terroristas; señala “El imperialismo, una vez que ya no tenía a mano la justificación de la doctrina de seguridad nacional, ni el anticomunismo, ha inventado nuevas funciones para las Fuerzas Armadas para golpear a la fuerza revolucionaria: el narcotráfico y ahora el terrorismo. Son vehículos que han sustituido al anticomunismo”. Este pensamiento coincide con unas declaraciones hechas a la revista Vanguardia por el poeta Ponce, Ministro de Defensa del Ecuador, cuando le preguntan sobre el Libro Blanco “Ni se me ocurre mirar el libro Blanco. Allí están el terrorismo y el narcotráfico como grandes amenazas del país. Toda la doctrina de la Guerra Fría se ha sustentado en esos pilares”.

Como paradoja a este drama; ahora, el Ministro de Seguridad en nombre del gobierno apela al patriotismo de las FF.AA. para el combate al narcotráfico; hay que decirle al Ministro y a este gobierno, que no es un asunto de patriotismo las FF.AA. las tienen de sobra sino de sensatez y de respetar las leyes, especialmente la Constitución que nos rige.