…EL TUERTO ES REY”. Mientras se mantienen suspendidos los juegos del campeonato

nacional de balompié, para dar paso a las eliminatorias del evento mundial de foot- ball “Brasil 2014”, me referiré a lo que está aconteciendo con el equipo Barcelona S.C. que en el momento actual está ubicado en el segundo lugar de la tabla de posiciones del torneo nacional, con un punto menos que el nobel y entusiasta equipo Universidad de Loja, y con paridad de puntos con su compañero de barrio el C.S. Emelec, pero con mejor diferencia de goles.

A este respecto estimo oportuno manifestar que, en mi opinión, Barcelona no está haciendo del todo bien las cosas a pesar de haber mejorado en algo con la llegada del entrenador Costas, tal como se desprende de, al menos, las tres últimas presentaciones que aunque las ha ganado no jugó como debe hacerlo un equipo que aspira no solo a lograr el campeonato ecuatoriano sino a ocupar posiciones estelares en el concierto sud americano, y por qué no decirlo, lograr la copa Libertadores de América y el campeonato mundial de clubes que, a no dudarlo, son las aspiraciones de los barcelonistas que vivimos en el Ecuador y de los que residen fuera de nuestro país.

El actual juego de Barcelona, esto es, con pases laterales y para atrás que lo realiza la mayor parte del tiempo, constituye una agresión al bien hacer de las cosas así como también al sentir de muchos de los seguidores barcelonistas quienes suman la llamada mitad más uno de los aficionados del Ecuador. Esa clase de juego no debe jugarlo Barcelona: “Un tal giocco credetemi é meglio non giocarlo” (“Ese juego, créanme, es mejor no jugarlo”) manifestó Canio en la opera “Pagliacci” del compositor italiano Ruggiero Leoncavallo.

Aunque parezca duro decirlo, es mi criterio que la actual situación de Barcelona en la tabla de posiciones obedece a que nuestro foot-ball está pasando por un mal momento que se demostró durante la última copa Libertadores de América, evento en el que Emelec y Deportivo Quito, vice campeón y campeón respectivamente, fueron eliminados, con más pena que gloria, especialmente el campeón que fue humillado con un lapidario 6-0 en Chile.

LA PREGUNTA: ¿Por qué, entonces, Barcelona está ubicado en el segundo lugar y con una conveniente diferencia de goles a su favor?. …LA RESPUESTA: En mi opinión, porque es una consecuencia del mar de mediocridad en el que está navegando el balompié nacional, en donde, creo yo, que los amarillos no son los mejores sino los menos malos por lo que, con pesar, debemos traer a colación la frase nacida de la filosofía popular y que pone el título a este artículo: “En la tierra del ciego, el tuerto es rey”. No es lo mismo ser el mejor que ser el menos malo: “Non son la stessa cosa” (“No son la misma cosa”) dijo Canio en la opera arriba mencionada. …“Para qué nos vamos a engañar”, suele decir un “caro” amigo de “cuasi” toda la vida.

“Un solo ídolo tiene el Ecuador”. Cuanta verdad hay en esa simpática tonadilla que indica lo que representa Barcelona para el país; pero hay que seguir mereciéndolo, y la mejor manera de lograrlo es haciendo lo correcto, más no lo que ha hecho hasta hoy, especialmente en el último juego en que el segundo tiempo lo hizo contra un equipo que tenía 9 jugadores, y lo realizó de manera tal que resultó un mofa para los espectadores en general, y para una mayoría de barcelonistas en particular.

Considero oportuno señalar que en el juego arriba mencionado, se veía, en la televisión, al DT Costas, aparentemente, pedir a los jugadores que vayan hacia adelante, lo que no fue acatado. En el caso de ser así, estaríamos ante una desobediencia que no puede ser permitida bajo ningún concepto, y merecería, sin lugar a dudas, la más drástica de las sanciones.

Por lo demás, solamente me resta indicar que acerca de este tema hay todavía alguna tela que cortar, pero por ahora me limitaré a expresar mi sincero deseo de que Barcelona mejore radicalmente su manera de encarar los partidos, esto es, dejar de lado su actual sistema de juego y ser definitivamente un equipo ofensivo a fin de lograr merecidos éxitos en el campeonato nacional y en los torneos internacionales si es que, claro está, llega a esas instancias. No le es llevadero a Barcelona tener 14 años sin lograr campeonatos, ni nada bien le queda aquello de que “En la tierra del ciego, el tuerto es rey”.