Fotografiar es captar y reproducir química o digitalmente imágenes en medios físicos o electrónicos. Esas imágenes recogidas pueden provenir de las más variopintas circunstancias, a veces agradables y otras no tanto. Gracias a los teléfonos inteligentes, hoy cualquiera puede ser fotografiado digitalmente, haciendo lo inimaginable, en el lugar que menos se piense, y, sin quererlo, quedar expuesto a millones que entran y salen de Internet y sus redes sociales.

La intimidad es una zona de medida moral individual, a la que permitimos acceso sólo a personas que consideramos de confianza. Un apretón de manos no viola esa intimidad, pues un saludo manifiesta públicamente cortesía. ¿Qué manifiesta un estrecho abrazo y tomarse el rostro o las manos entre dos hombres que posan para una fotografía? Cercanía, intimidad, amistad, confianza y hasta cariño.

Circulan en Internet unas fotografías en las que aparecen los abogados Stevie Gamboa Valladares y Alembert Vera Rivera abrazados; en unas tomas se los ve tomados de las manos. En otras el Ab. Gamboa tomando del rostro a su colega Vera, con una sonriente aceptación entre ambos. En unas imágenes se los ve con saco y corbata; en otras se los ve vistiendo esmoquin.

Que Gamboa y Vera hayan sido fotografiados en compromisos sociales, en poses y gestos que revelan el nivel de intimidad de su cariño fraterno, no debe escandalizar a nadie. ¿Cuántas fotografías de este tipo circulan en Internet? Tampoco estas fotos deben traer a debate el nivel de honestidad de Vera ni de Gamboa. Nadie en su sano juicio puede escandalizarse o dudar de la integridad de alguien por una típica foto entre amigos íntimos.

Pero cuando observamos las fotos entre Gamboa y Vera recordando que el primero es un juez recién sorteado para integrar la sala penal que fallará la apelación de un caso que lo ha llevado a la fama (buena o mala) al segundo, las consideraciones cambian totalmente. Al parecer, por las fotografías entre el tribuno de justicia y el abogado de una de las partes, existe una estrecha amistad íntima.

El artículo 128.4 del Código Orgánico de la Función Judicial prohíbe a los jueces y juezas a conocer y resolver causas en las que intervenga como abogado el amigo íntimo. Esta disposición es tan clara que no admite interpretaciones. Su texto es tan preciso que sólo le corresponde cumplirlo al obligado, el juez.

Si Stevie Gamboa Valladares desea tener una carrera judicial sin sobresaltos, debe excusarse en conocer la apelación del caso El Universo. No tiene opción. ¿Lo hará?