…LO QUE NO SUPISTE DEFENDER COMO HOMBRE. Esta frase es atribuida a la sultana Axia, madre del sultán/rey moro Boabdill, último rey de Granada (España) quién fue expulsado de la ciudad por los reyes católicos en el año 1492.

Sea historia o leyenda, se dice que al salir de Granada, camino de su exilio en las Alpujarras, al llegar a la cima de la colina volvió la cabeza para ver la ciudad por última vez, y lloró, al tiempo que escuchaba la voz de su madre, la antes mencionada sultana Axia, quién le espetó la sentenciosa frase: “No llores como mujer lo que no supiste defender como hombre”.

Traigo a colación la frase arriba mencionada pues he mirado en el diario El Universo la fotografía de un jugador de Emelec llorando después de concluido el juego de foot-ball en el que su equipo perdió el partido y al mismo tiempo la oportunidad de ser, creo que por undécima vez, el campeón del torneo ecuatoriano de ese deporte.

Fácil es entender que el título de vice-campeón obtenido en cualquier evento, es muy honroso y digno de encomio, pero en estas justas lo verdaderamente importante es ser campeón, el resto no pasa de ser palabras a las que se las lleva el viento.

Esta es la segunda ocasión que le sucede lo mismo a los eléctricos. El año anterior desperdició el campeonato, coincidentemente en su propio estadio, esto es, “ayer empatando, hoy perdiendo”. El hecho de que en 2 años consecutivos haya ganado la primera vuelta y desmejorado ostensiblemente en la segunda etapa, lleva a pensar que algo anda muy mal en esta institución, y que amerita una seria reflexión por parte de directivos, cuerpo técnico, jugadores, socios, y por qué no decirlo, también por parte de sus numerosos y fieles aficionados. No debería, siquiera imaginar que algunos jugadores se “echen para atrás con el fin de botar al director técnico de turno”; menciono esto, aunque es un hecho difícil de probar pero lo he escuchado insistentemente, y que estos actos plenos de inmoralidad se están dando en el país y en el extranjero, y que ameritan las más drásticas sanciones de parte de los respectivos directivos, además del repudio de la sociedad en que vivimos.

Lo expresado en el párrafo anterior, esto es, la poca posibilidad de demostrar las inmoralidades de unos cuantos jugadores en el Ecuador y en el extranjero, me recuerdan las palabras de la “Girondina” Marie Anne Charlotte d’Armont, más conocida como Charlotte Corday cuando, en los días de la revolución francesa, asesinó al negro “Cordeliere” Jean-Paul Marat mientras éste tomaba un baño se sales debido a estar seriamente afectado por una enfermedad cutánea, al parecer adquirida cuando tuvo que esconderse de sus enemigos en las cloacas de Paris. En el juicio que se le siguió, Charlotte manifestó que lo asesinó por corrupto e inmoral, y a continuación manifestó: “No puedo probarlo pero toda Francia lo sabe”

Estimo que una gran razón para el fracaso emelecista estriba en la falta de hombría, de garra, de responsabilidad, de concentración, etc. de algunos de sus jugadores lo que en resumen significa que éstos NO MERECEN LLEVAR UNA CAMISETA COMO LA DE EMELEC, equipo que desde siempre tuvo un historial respetable en nuestro medio. Como solitario ejemplo tenemos el gol del Quito, en el Capwell, cuando el defensor lateral derecho, Achilier, en forma irresponsable dejó solo al delantero contrario, y con el agravante de que Emelec carece de un buen y experimentado guardameta.

Critica aparte merece la dirigencia emelecista, que actuó como si fueran personas noveles en el trajinar futbolístico. Tienen tanta o más culpa que los irresponsables jugadores pues incurrieron en errores de fondo y forma: 4 directores técnicos, contrataciones menos que mediocres, esperar 20 fracasos para despedir al entrenador en el ocaso de la segunda vuelta, y lo que es peor caer en el “Horror” de sacar al quizá más importante defensa para convertirlo en un entrenador sin un ápice de experiencia, y así una demencial suma de errores que colocaron a Emelec, por segundo año consecutivo, en vice campeón habiendo tenido en sus manos dos campeonatos sin interrupción. Ante un escenario como el descrito, el desaparecido cómico uruguayo Verdaguer, en relación con la dirigencia y algunos jugadores, hubiera preguntado: ¿A éstos quién los envió?...¿El enemigo?

Por lo demás, considero oportuno indicar que me defino como barcelonista de toda la vida, y como guayaquileño que soy confieso con toda lealtad que ya que Barcelona no pudo lograr el campeonato, hubiera querido que sea Emelec del astillero, el campeón del foot-ball ecuatoriano en la presente temporada.

Por final y en razón de los anuncios que están dándose en los medios de comunicación, nos enteramos de las contrataciones que está haciendo la dirigencia de Barcelona. Ojalá que las nombradas contrataciones sean las acertadas y que jueguen como varones para no tener que repetir: “NO LLOREN COMO MUJERES LO QUE NO SUPIERON DEFENDER COMO HOMBRES